¿Qué tan seguro es tu canal de Social Commerce frente al fraude de ATO?

¿Qué tan seguro es tu canal de Social Commerce frente al fraude de ATO?

Las compras en redes sociales están ganando popularidad, ya que las plataformas implementan formas nuevas y creativas para que los usuarios compren directamente en las publicaciones, y los comerciantes utilizan el marketing social para atraer nuevos clientes. Desde herramientas establecidas como Instagram Shopping hasta las nuevas herramientas de realidad aumentada de Snapchat para probarse zapatos, gafas de sol y cosméticos, hay muchas ideas y oportunidades en el espacio del comercio social.

En Estados Unidos el comercio social alcanzó un valor de 26.9 mil millones de dólares el año pasado y, a nivel mundial, se proyecta que crezca a más de 604 mil millones de dólares para el 2027. Esas son cifras atractivas para los minoristas que desean aumentar sus ingresos de e-commerce, ya que las visitas a las tiendas físicas siguen  siendo bajas en muchos lugares.

Desafortunadamente, también hay muchas oportunidades para que los estafadores exploten el comercio social a través del fraude de adquisición de cuentas, ATO por sus siglas en inglés. Los comerciantes que desean hacer crecer sus canales de ventas sociales, proteger sus ingresos y mantener una buena experiencia para los clientes deben entender cómo ocurre el fraude social ATO, cómo puede afectarlos y cómo pueden prevenirlo.

El aumento de las compras sociales

¿Por qué las compras sociales son ahora tan populares? Se debe a que combina dos cosas que la mayoría de nosotros hemos estado haciendo con más frecuencia durante el último año: pasar más tiempo en redes sociales y comprar cosas en línea. Entre los consumidores que utilizan las redes sociales, el 40% dice que ha comprado algo a través de Facebook, mientras que más del 10% también  informa haber comprado en Instagram y Pinterest.

Los Directores de Marketing reportan un aumento del 24% en la contribución de las redes sociales al desempeño de la empresa desde febrero del año pasado, así como un “retorno de inversión histórico en redes sociales”. Con una barrera de entrada baja para muchas funciones de compra, una vasta base de usuarios y una gran cantidad de información sobre los intereses y el comportamiento de los usuarios, es fácil ver por qué tantos minoristas están entusiasmados con la venta social.

Donde van los buenos clientes, los estafadores los siguen

Por supuesto, cuando surge un nuevo canal de ventas, y especialmente si se vuelve popular entre los consumidores, los estafadores también se mueven. Y así como el comercio social combina la actividad de las redes sociales y las compras en línea, el fraude en el comercio social explota dos áreas potenciales de debilidad: las credenciales de inicio de sesión y la revisión integral de  pedidos.

Parte del problema es la naturaleza humana. La mayoría de las personas no son exigentes a la hora de elegir contraseñas seguras. Considera que en 2020 más de 2.5 millones de personas reportaron usar la contraseña “123456” para al menos una cuenta. Las contraseñas débiles son fáciles de adivinar para los maliciosos piratas informáticos y fáciles de revelar para los bots que descifran contraseñas en una fracción de segundo. En términos prácticos, no hay prácticamente nada que impida a los atacantes tener acceso a estas cuentas.

Peor aún, el 53% de las personas admite reutilizar la misma contraseña para varias cuentas, como redes sociales y el correo electrónico. Eso significa que cuando las contraseñas de inicio de sesión de alguien para una cuenta se exponen en una violación de datos, los estafadores expertos que utilizan herramientas automatizadas pueden intentar rápidamente ingresar esa información en  otras plataformas para ver dónde más pueden ingresar y hacer de las suyas.

Las consecuencias son fáciles de ver. Un estudio de 2019 encontró que el 53% de los inicios de sesión en las redes sociales son fraudulentos, mientras que el 22% de los usuarios de Internet informa que sus cuentas en línea han sido hackeadas al menos una vez y el 14% informó que fueron hackeadas más de una vez.

Existe otro riesgo de fraude en las redes sociales por parte del usuario: la cuarta parte de todas las nuevas cuentas de redes sociales son falsas, creadas con datos sintéticos, falsos o robados. La adquisición de cuentas de redes sociales pone en riesgo los datos personales y de pago de los consumidores, y las cuentas falsas crean riesgos de fraude sintéticos para los comerciantes.

Cuando los clientes parecen ser auténticos, a los comerciantes les puede resultar más difícil detectar intentos de fraude en el pago. Eso significa que si un estafador pasa el inicio de sesión del titular de una cuenta social, puede cometer un fraude con impunidad, al menos hasta que el titular de la cuenta se dé cuenta y reporte los cargos.

El impacto del fraude social ATO en los comerciantes

Obviamente, cuando los delincuentes acceden a las cuentas de redes sociales de la víctima, pueden utilizar cualquier método de pago registrado para realizar compras. Los estafadores también pueden agregar datos de pago robados de la web oscura a cuentas sociales falsas que ellos mismos crean. En ambos casos, los comerciantes que no atrapan a estos estafadores antes de que se aprueben los pedidos pueden verse obligados a pagar costosas tarifas de contracargo, además del costo de los bienes perdidos.

Las pérdidas generales de ATO aumentaron un 15% de 2018 a 2019, según el Informe de Fraude de Identidad de Javelin 2020, otros informes indican un aumento dramático en el fraude de ATO desde el comienzo de la pandemia. A medida que crece la popularidad del comercio social y más comerciantes venden a través de las plataformas sociales, es probable que los estafadores sigan dirigiéndose a este canal.

¿Cómo pueden protegerse los comerciantes contra el fraude en las redes sociales?

Es importante que los comerciantes tengan en cuenta lo común que es la adquisición de cuentas sociales y evitar depender de un inicio de sesión exitoso para autenticar la identidad del cliente.

Otra información histórica y en tiempo real del cliente debe tenerse en cuenta en la toma de decisiones de pedidos en redes sociales. Por ejemplo, comparar la ubicación actual del cliente, el dispositivo, los datos biométricos de comportamiento y el historial de compras puede ayudar a detectar el fraude ATO.

Si un cliente que siempre inicia sesión desde su computadora portátil en Iowa siempre compra ropa de repente inicia sesión en Florida con un celular y compra productos electrónicos, el pedido debe identificarse para revisión manual. Esa revisión puede determinar si el pedido es del cliente de Iowa, que está comprando dispositivos mientras viaja por trabajo, o de un estafador de ATO que intenta comprar artículos para revenderlos.

El Social Ecommerce promete ayudar a los comerciantes a aumentar su base de clientes, ganar más ventas repetidas y generar más ingresos. Para tener éxito en este canal, los comerciantes deben asegurarse de comprender los riesgos, saber cómo validar adecuadamente a sus clientes y revisar los pedidos marcados con riesgo de fraude para asegurarse de no rechazar los pedidos buenos y,  al mismo tiempo, detener el fraude relacionado con la adquisición de cuentas.

Artículo Original: https://www.paymentsjournal.com/how-safe-is-your-social-commerce-channel-from-ato-fraud/

También te puede interesar

¿Quieres escribir
para nuestro blog?

Por favor, revisa las pautas de nuestros escritores Directrices para blogs de invitados de ClearSale y luego, ¡escribe a guestwriter@clear.sale con su discurso!

Subscribe to our blog